Traducción

English French German Italian Portuguese Russian Spanish Hebrew Turkish
CIMAS REPRESENTA UN FACTOR DE UNIDAD Y DE PROGRESO PARA LA MASONERÍA LIBERAL INTERAMERICANA PDF Imprimir Correo electrónico

Por Elbio Laxalte Terra
Presidente de CIMAS

Hoy hace exactamente un mes que culminó en Santiago de Chile el 4º Encuentro de la Confederación Interamericana de Masonería Simbólica – CIMAS.

Fue un momento alto de nuestra experiencia masónica, pues en esos días, reinó un ambiente de serenidad, fraternidad, mucho trabajo y sana alegría. Sin dudas, a ello contribuyó el medio ambiente fraternal creado tan espontáneamente por los Queridos Hermanos y Hermanas del Gran Oriente Masónico Chileno, encabezados por su Gran Maestro, nuestro Muy Q.·. H.·. Héctor “Tito” Díaz Montenegro.

Agradezco en esta instancia a la dirección de la tan excelente revista digital masónica “Anfora”, la oportunidad de referirme someramente a la relevancia del reciente Encuentro de CIMAS.

¿Qué es CIMAS?

Antes que dar una definición, creo que lo destacable es que CIMAS es una oportunidad. Hacia el año 2002, poco había que reuniere a una sensibilidad masónica “no convencional”, inconformista, volcada a una sensibilidad de progreso.

Cuando hablamos de una sensibilidad con tales características, nos referimos esencialmente a aquella masonería que toma algunas de nuestras tradiciones fundamentales, como pueden ser las Constituciones de Anderson, como una referencia incontestable en la historia masónica, pero no como un dogma a cuyos postulados nos obligamos sumisamente.

Por esta razón, de manera plural, naturalmente, quienes integramos CIMAS destacamos la triple vertiente del quehacer masónico, como una perspectiva abierta, donde cada Obediencia, cada Logia y cada Masón elige de que manera concebir su práctica masónica.

Esa triple vertiente la describimos: primero, como una vía iniciática, de crecimiento espiritual, interno, de aprendizaje del conocimiento de si mismo, a través de la vía del estudio simbólico y de la práctica ritualística, indicando que cada rito masónico constituye una parte importante del paisaje de nuestra institución universal, sin exclusivismos. En segundo lugar, como una vía de crecimiento intelectual, donde a través del estudio de la realidad, la razón dialógica y la duda metodológica, aunado a la práctica de la tolerancia mútua, el masón va construyendo los instrumentos de análisis y de lectura de la realidad, que lo hace más libre mental e intelectualmente. Por eso la masonería es también para nosotros una escuela de pensamiento. Y en tercer lugar, como una vía de participación cívica, porque el crecimiento individual solamente sería una opción egoísta, si no participáramos también de la búsqueda de la felicidad y bienestar colectivos de nuestra comunidad, que es nuestro complemento necesario en la dialéctica individuo / sociedad.

Por todo ello, es que en la búsqueda de la verdad, tarea incesante del masón, nada puede sernos interdicto, y, cuidándonos de caer en los fanatismos partidistas, parciales y seguramente dogmáticos, no negamos los estudios sociales y políticos, pues ellos son los que nos indican la arquitectura y las leyes que rigen las comunidades humanas, que debemos entender si queremos realmente construir una humanidad mejor.

Por todo ello, fue tan acertada la iniciativa de reunirnos en la primavera del 2002 en San Pablo, Brasil, bajo invitación de la GLADA de Brasil, y su Gran Maestra, nuestra Muy Qda? Hna? Vera Facciollo. Allí pudimos aunar todas esas ideas, resultando en una Declaración de Principios, que marca la especificidad de CIMAS, pero más que eso, marca una proyección singular en un territorio masónico necesariamente plural.

La Proyección de CIMAS

En estos 5 años recorridos, CIMAS ha ido delineando sus campos de interés, a través de sus temas de estudio, sus declaraciones e intervenciones.

Además de aquella Declaración de Principios (2002), que le da su significación, CIMAS ha encarado otros temas, como ser: “Las condiciones de la renovación masónica: Tradición y Modernidad”; “La Integración y sus dimensiones: económica, social, cultural y política” (2005), la participación en el Encuentro “Educación para la Ciudadanía” realizado en Pontevedra, España, donde se presentó una Ponencia; la Declaración resultante del 1er. Foro Regional de Masonería Simbólica, realizado en el Balneario Camboriú en Brasil "¿Cómo contribuye la Masonería al Progreso Social?" (2006); los Temas del 4º Encuentro "Iniciación y Transformacion Interior del Ser"; "Mundo moderno y Cuestión Ambiental", y  "Sociedad, Corrupción, y el Rol de la Masonería" (2007), y la Declaración de Santiago de Chile “Mundo Moderno y Cuestión Ambiental” (2007). Y, continuando estas tareas de reflexión y estudio, en setiembre de 2008, en el 2º Foro Regional de Masonería Simbólica que tendrá lugar en Mendoza, República Argentina se estudiará en profundidad en tema “Educación para la Ciudadanía”, así como en el 5º Encuentro de CIMAS que tendrá lugar en Barranquilla, Colombia en noviembre de 2009, se estudiarán los temas “Cómo educar para la ciudadanía en el siglo XXI” y “Construcción de la Paz en nuestra Sociedad”.

La resolución de adoptar e invitar a todas las potencias masónicas de nuestro continente a celebrar el día 20 de Setiembre de cada año como el Día del Librepensamiento, marcará también una impronta común hacia la reflexión de un tema tan esencial para el desarrollo del espíritu masónico.

Otras propuestas van haciendo su camino, el “Programa de intercambio de jóvenes” cuyas bases están delineadas y que esperamos poner en funcionamiento en el correr del próximo año, y trabajar en el sentido de insertar los aspectos programáticos resultantes de la reflexión que impulsa CIMAS a la docencia masónica de las potencias miembros, de manera de desarrollar el andamiaje intelectual de la Confederación.

Estos estudios y propuestas, van marcando entonces un camino fácilmente perceptible, donde lo iniciático se complementa de la necesaria preocupación acerca de los grandes temas que inquietan a nuestras sociedades interamericanas e internacional.

Hacia un futuro abierto

Es con este bagaje que CIMAS, en resultantes de su 4º Encuentro, se proyecta hacia el futuro.

Nuevas Potencias Masónicas se han incorporado para reforzar estos ideales; y seguramente otras se incorporarán. Pero, lo más importante es que CIMAS no se proyecta con exclusivismos sectarios.

Esta Presidencia pretende - desde esa base singular que significa CIMAS - ser un factor activo de unidad de la Masonería Liberal y Adogmática de nuestro continente, en el respeto absoluto de la diversidad, pues ella es nuestra principal fuente de riquezas. Lo hará naturalmente, proponiendo su visión, tendiendo puentes, estimulando las coordinaciones, facilitando el diálogo. Invitando a una dinámica unitaria que vaya más allá de las intenciones y de la retórica, para poner el acento en la acción común, positiva, sin discriminaciones, potenciando todo lo que signifique avanzar, de manera abierta, respetuosa y plural.

Es de esta manera entonces, que entendemos el futuro, trabajando militantemente en lo que nos es propio, abriéndonos sin reservas hacia otras instancias, para, todos juntos, protagonizar un fuerte empuje de iniciativas e ideas que estimule nuevamente - como lo fuera históricamente - a que nuestra Institución Masónica sea un crisol espiritual e intelectual para los hombres y mujeres de progreso de nuestro continente. Qué tan necesitado está de ello.