Traducción

English French German Italian Portuguese Russian Spanish Hebrew Turkish
SINTESIS TEMA SOCIAL PDF Imprimir Correo electrónico

SINTESIS TEMA SOCIAL

LA INTEGRACIÓN Y SUS DIMENSIONES: ECONÓMICA, SOCIAL, CULTURAL Y POLÍTICA

 

Documento de Síntesis

Este Documento es la Síntesis elaborada a partir
de las ponencias presentada durante las sesiones
del 3er Encuentro de CIMAS (2005).
El mismo fue elaborado por una Comisión de Trabajo
y aprobado unánimemente por el Plenario.

 

Desde el siglo XVIII cuando en América toda corrían los vientos libertarios, la idea y el ideal de Integración ya estaban presentes en todos los rincones del continente y formaba parte indisoluble de la unión y la Patria Grande, con la que soñaron todos quienes emprendieron las gestas libertadoras y en especial nuestros antepasados libertadores Masones.

Es en ese sentido que muchos preclaros hombres como Bolívar, San Martín, Artigas y otros héroes Latino Americanos pensaron que, en ese gran espacio geográfico que es América Latina, los pueblos podrían llegar, de alguna manera, a compartir recursos y necesidades al mismo tiempo, como una manera de garantizar sus vías de desarrollo.

Vista la historia hasta nuestros días, se dieron los elementos constitutivos de nuestras naciones y de nuestros sistemas democráticoS de gobierno, más allá de los oscuros momentos históricos en los cuales asomaron dictaduras y tiranías. Es cierto también que las sociedades deben continuar sus evoluciones, y sostener sus procesos de construcción de libertad, democracia y república. Sin embargo parece existir aun una columna pendiente de esa construcción, que es la Integración.

En realidad nunca se dejó de proclamar la Integración y de hacer esfuerzos para su logro. Muchos gobiernos y gobernantes, pensadores y líderes de distinta naturaleza han proclamado, elaborado y logrado ámbitos de Integración en lo económico, político y social. Incluso son muchos años recorridos y muchas experiencias de intentos, logros y fracasos. Sin duda hoy día tenemos muchas herramientas en nuestras manos de las que soñaron hace dos siglos quienes integraron nuestros movimientos libertarios, pero, sin duda, también hoy día nuestra sensación es la de estar todavía muy lejos de lograr una Integración que nos permita vivir dignamente y auto-sostener dichas condiciones en el futuro.

En tal sentido sería conveniente realizar algunas consideraciones a grandes trazos sobre las lecciones que la historia y las experiencias pasadas y presentes nos han dejado, a los efectos de aportar a una composición entre el ideal de Gran Cadena de Unión que concebimos los Masones y el ideal de Integración que los pueblos necesitan.

La Integración política era considerada como la llave para consolidar y estabilizar los sistemas políticos, los derechos de la nueva ciudadanía y por añadidura los procesos de desarrollo económico y social. Las ideas eran la creación de supra-estados que unificaran a los nuevos estados - nación. Una Integración que se planteaba en muchos casos el "nacer ya integrados."

Hasta hoy día es una tarea en construcción, ya que naturalmente, en el proceso, persisten "inconvenientes" locales, a los que se agregan los "inconvenientes" externos que generan las economías de los países centrales que siguen protagonizando el rol que, de alguna forma, arroja resultados parecidos, en su lógica, a los de aquellos tiempos, aunque en apariencia puedan verse diferentes.

El fracaso de la Integración regional latinoamericana ha sido debido a las dificultades causadas por la extrema heterogeneidad de los diferentes enfoques y las asimetrías de las economías existentes, además de los diferentes orientaciones en materia de servicios y la falta de diversificación de los productos regionales.

Mientras se siga pensando que la Integración económica llevará por agregación a la Integración en las otras dimensiones sociales y políticas, el proceso de Integración seguirá siendo una utopía irrealizable.

La Integración debe pensarse como una totalidad o de lo contrario no es Integración; por lo tanto debe ser un proceso en que se deben cubrir todas las áreas desde las económicas, sociales, políticas y culturales. El ideal sería que ese proceso integrativo fuese simultáneo, no obstante ello, si así no fuere posible, al menos es necesario que una lleve a la otra hasta que el proceso se complete.

La igualdad de oportunidades comunes entre los pueblos será un eslabón esencial para la garantía de la Integración social, difícilmente lograda si no es así. Para Latinoamérica, esto quizás pueda ser bastante difícil, ya que existen países con sistemas socio económico bastante buenos y equilibrados frente a otros donde las desigualdades son mucho más profundas.

Actualmente se habla de globalización, pero sin entrar a ese vasto tema, lo cierto es que hoy día más que nunca tenemos sistemas que nos integran en el campo de las comunicaciones, la información y el conocimiento, en los mercados y hasta en los gustos como consumidores; pero que nos excluye progresivamente de los procesos estructurales que determinan las condiciones de vida de la gente. La propia historia continúa diciendo como han aumentado paulatinamente los procesos de empobrecimiento de la gran mayoría de la población en nuestras sociedades.

Esta nueva realidad no se compara con las Revoluciones políticas, sociales, económicas y tecnológicas que ya ocurrieron en el mundo. Esta moderna Revolución tal vez sea una suma de todas las anteriores, debido a lo abarcativo y a la profundidad de sus cambios, como asimismo a la intensidad y permanencia de sus resultados.

Frente a este escenario, toda nuestra cultura sufrió cambios radicales. Nuestro comportamiento se transformó y hasta nuestra propia filosofía no es más la misma. Tal vez tengamos hoy valores más humanos de los que jamás existieron en la Tierra. Pensemos en que la tan proclamada Democracia de Atenas, era en definitiva un régimen político en una sociedad esclavista, mientras que actualmente estamos defendiendo la democracia como la forma más avanzadas de sistema político donde se integran las minorías; la libertad de opinión; la autodeterminación de los pueblos; la tolerancia religiosa; la justicia para todos; la abolición de todo tipo de esclavitud y de discriminaciones étnicas.

En cuanto individuos, tenemos que aprender a pensar en la familia y en la comunidad, tenemos que hacerlo respecto de las naciones y tenemos que pensar en términos de Humanidad. Pero, ¿cuántos de nosotros estamos dispuestos a descartar nuestros Egos para apuntar a metas más globales? ¿Cuál es el verdadero precio de la Integración? La globalización que nos involucró a todos durante el siglo XX ¿es un buen camino para la Integración?

En algunos aspectos muchos se sienten más integrados a la comunidad internacional, y de hecho, de algún modo esto es cierto. Pero también nos sentimos más lejanos de nuestra propia comunidad latinoamericana, más lejanos de nuestras regiones y más lejanos de nuestra propia gente. En definitiva, más lejanos del ideal integracionista que necesitamos como del que pensaron nuestros antepasados.

La Integración de las comunicaciones invade las culturas locales a favor de mensajes, lenguajes, valores y tradiciones ajenas y muy distintas a las que forjó nuestra historia. La aldea se esta mundializando, pero la mundialización también es un fenómeno que nos aleja de la Integración que necesitamos para mejorar la calidad de vida de nuestros pueblos. Muchas veces esa mundialización esta destruyendo a la "aldea".

La Integración es un proceso social, económico y político. Con ello entendemos que el proceso de Integración debe comenzar y plantearse como una estrategia que involucre a todas las dimensiones de la realidad en forma paralela, y con la más amplia participación de la ciudadanía.

En ese contexto los países que están dispuestos a integrarse tienen que lograr la "Armonización de las Políticas Sociales y Socio laborales".

Para definir mejor los términos, se entiende por Armonización todo aquello que tiende a igualar las cargas en materias de costos y prestaciones laborales a fin de que la competencia entre las empresas de distintos países se de sin ventajas o desventajas excesivas. Si bien el concepto de armonización se ha introducido esencialmente por razones económicas, puede ayudar a evitar los desequilibrios también en el orden Social.

La Integración no puede ni debe concebirse como un proceso de absorción (en lo cultural, político, económico, social, etc.) donde se pierdan las identidades de una de las partes. No se trata de formar una unidad que haga desaparecer las diversidades que la hicieron nacer. Se trata de una "unidad - complementariedad" donde la realidad que puede surgir enriquece a todas las partes por igual y en algún sentido. Por lo tanto la Integración que queremos es como la que sugiere Francis Guibal, para los fenómenos culturales, cuando expresa: "queda entonces por buscar y por trazar la vía alternativa del 'uno' que (se) relaciona y asocia sin confundirse, que se pone en contacto - sin absorberse - con los otros."

El proceso de Integración no puede ser un proceso que se decida y construya solamente desde las cúpulas políticas y económicas, cuando en realidad, los grupos de interés económico - se sabe - dejan relegados varios temas y sectores al favorecer exclusivamente el beneficio propio.

Creemos que es tiempo de que estos temas y esos otros sectores de la sociedad civil tengan su lugar en el proceso de Integración. Naturalmente que la Integración condiciona cambios en muchos ámbitos de la sociedad, pero lo que resultaría inconcebible es que quienes tienen que adaptarse a la nueva realidad no participen en la definición ni en el proceso.

En lo político crear una "mentalidad" de supra ciudadanía pasa por crear y fortalecer las ciudadanías de nuestros países - neutralizando los efectos perversos de la exclusión social - al mismo tiempo que es necesario crear y fortalecer instancias políticas comunes a nivel parlamentarias e incluso a nivel de comisiones (con participación política y de la sociedad civil) donde se avancen en temas específicos de Integración (a nivel educativo; en la formación profesional; en temas de medio ambiente, políticas de género o de derechos de consumidores, para poner algunos ejemplos). Instancias políticas que incluso hagan desaparecer los "campos alambrados" por algunas colectividades políticas obsoletas.

 

Integración económica

En ese intercambio integracionista es necesaria la coordinación de Políticas Macro Económicas, el Establecimiento de Estructuras más amplias, mediante la supresión de obstáculos artificiales a su funcionamiento óptimo y la introducción de todos los elementos de coordinación y unificación.

Pero en este proceso es también muy importante que se incluyan medidas dirigidas a abolir la discriminación existente entre áreas pertenecientes a diferentes países, de lo que se desprende que si la Integración se representara realmente como la ausencia de diversas formas de discriminación entre economías nacionales, se facilitarían entonces los intercambios y permitiría realizar el ideal del Libre Comercio, mecanismo factible y capaz de maximizar el Bienestar general.

Una forma importante de Integración son los medios de transporte. Europa logró unir el continente a través de una malla ferroviaria moderna, rápida, eficiente e razonablemente barata. Valdría la pena demandar a nuestras clases dirigentes para que se construya una malla ferroviaria que una el continente americano de norte a sur y de este a oeste. Considerando precisamente que dicha forma de transporte y comunicación es menos costosa que el transporte por carretera y sin duda que el aéreo. Con el valor agregado de poder transportar muchos más pasajeros y carga que los otros medios.

Adicionalmente tiene una ventaja no menos importante que es la de ahorrar combustible, recurso que sabemos escaso en la mayoría de nuestros países.

El desarrollo de las carreteras en América del Sur fue motivada por los intereses económicos y por el poderío de las mega - empresas petroleras, cuyo reinado ya tiene más de cien años y que seguramente se prolongue a través de la conquista de nuevos territorios más dotados de esa riqueza, sin que para eso sea preciso invadir e someter a otros países.

Como muchas veces se expresa popularmente: uniríamos lo útil a lo agradable si dotásemos a nuestros países de caminos "de hierro" eficientes y modernos, obteniendo de esa forma una Integración continental, liberándonos de un yugo anacrónico e innecesario.

También sería de gran ayuda el logro de bajos costos en el transporte marítimo, para poder ser un simple y popular medio de viaje en lugar de que ese privilegio lo tengan las clases más altas a través de los caros cruceros.

 

Integración cultural.

La Integración Cultural tiene dos aspectos a tener en cuenta, uno de ello es el de la Identidad Cultural de los Pueblos y el otro es el desarrollo de la Educación y el Conocimiento como parte del mundo Globalizado.

En el primero podríamos asegurar que esas Identidades Culturales, que constituyen las propias tradiciones de cada País, tienen la oportunidad de fortalecerse más y al mismo tiempo asegurarse como elementos Culturales ideales para compartirlos dentro del espíritu de hermandad de los pueblos.

En el segundo aspectos cada País presenta una característica diferente en el desarrollo educativo y del conocimiento, y al considerar los aspectos que comprenden las áreas de aportes en la innovación Científico Tecnológica, se encontrará la instancia donde realmente están atadas las necesidades y el potencial de cada País y las posibilidades de intercambio para las políticas de desarrollo.

El desarrollo del conocimiento en las Ciencias Humanísticas más allá de las fronteras constituye una herramienta de Integración e intercambio por su carácter universalista, a través de las Políticas de los Estados en materia de Educación en general y las Universidades como Instituciones que pueden canalizar intercambios muy positivos para unificar acciones en todos los campos del Conocimiento.

En toda América Latina hablamos solamente dos idiomas, los cuales además son bastante parecidos entre sí, y esta es una ventaja de debemos aprovechar al máximo. Podríamos estimular el aprendizaje de la lengua portuguesa en las escuelas de países hispánicos y del español en las escuelas brasileras.

El intercambio de jóvenes que en este III Encuentro ha sido objeto de nuestra especial atención, puede ser extendido y propuesto a las autoridades de la enseñanza para transformarse en una actividad generalizada a más jóvenes. Conocer la realidad de otros países - y tener oportunidad de establecer amistades sólidas - es una poderosa manera de facilitar la Integración y también de construir la Paz en el mundo. Ese es uno de los papeles más importantes de la Masonería en la Tierra.

Debemos impulsar áreas de Integración cultural que cimiente nuestras identidades particulares y al mismo tiempo genere una identidad colectiva propia y diferente de las macro - culturas que provienen de otras historias que han sido - y son - dominantes en el mundo. Contribuir a crear "mentalidad" de Integración a nivel colectivo, será crear "mentalidad" a nivel individual y viceversa como nos lo expresan uno de los principios Herméticos. Así debe haber una cultura de la Integración.

 

Integración política

La creación de un Parlamento Latinoamericano - a semejanza del Parlamento Europeo - puede ser un importante instrumento para la construcción de la democracia en el continente. La existencia de un Poder reunido en una Confederación ayudara a eliminar los focos de regímenes dictatoriales que sobreviven en América, permitiendo a los ciudadanos apelar a una entidad externa en caso de violación flagrante de derechos humanos. Un Parlamento Interamericano dotado de características jurídico - culturales diferentes a la OEA, sería, a nuestro entender, la más seria tentativa de Integración de nuestro Continente .

Ser observadores con estatuto de tales en estructuras institucionales tanto estatales como de la sociedad civil, nacionales e internacionales es otra instancia que debemos tener como objetivo de nuestro trabajo operativo, de tal modo que nuestra "sensibilidad" y nuestra "manera de hacer las cosas" se impregne nuevamente - como en la etapa libertadora - en todos los rincones de nuestras sociedades.

Todo ello comienza por nuestro propio trabajo de Masones, al interior de nuestras Obediencias y en las instancias institucionales como ésta de CIMAS - y todas las que sea posible integrar y trabajar - de modo de poner nuevamente en acción el principio Hermético de lo que esta arriba es como lo que esta abajo y poner en acción nuestro rol de ser el Centro de la Unión. Reuniones temáticas nacionales e internacionales integradas entre Masones y técnicos e intelectuales formadores de opinión o contribuyentes a la formación de políticas pondría en movimiento la operación concreta de nuestros ideales de Integración.

Nadie puede afirmar que este es un proceso fácil y sin tensiones, pero lo que sí puede afirmarse que es un proceso que vale la pena recorrerlo y que es necesario que lo recorramos.

En tanto no se desarrolle una Conciencia Continental en los gobiernos de América, tal Integración continuará siendo un sueño.